Agresión por acumulación de sustancias superficiales en edificios

septiembre 12, 2017 8:49 am

En el aire que respiramos, existe lo que se denomina polvo atmosférico, formado por partículas sólidas de diferente forma, densidad y de naturaleza orgánica e inorgánica.

agresión acumulación sustancias superficiales

El polvo atmosférico se deposita en las superficies de fachadas y elementos ornamentales, donde queda retenido por la tensión superficial del material componente, el cual aumenta al contacto con el agua de lluvia y por efecto de la capilaridad propia se introducen en el interior de piedras y ladrillos cerámicos, dando lugar a las incrustaciones o vulgarmente llamada suciedad del edificio, y según las características del material reaccionan con las sales de él y la humedad, produciendo componentes que aumenta su volumen y fracturan las estructuras interiores con resultados de desprendimientos de masa en el exterior.

También el polvo atmosférico contiene en suspensión microorganismos y organismos que se adhieren a las superficies húmedas y poco soleadas, desarrollando manchas verdes o parduscas ( mohos, líquenes, hongos, musgos, etc. ), que al morir producen ácido fosfórico que reacciona con las sales del material, con el consiguiente grado de deterioro.

Las oxidaciones en los elementos decorativos de estos edificios es otro tipo de agresión, ya que éstos al ser metálicos y casi siempre de hierro o acero, por acción directa o electroquímica son puntos de daños o deterioro.

La oxidación directa se produce al estar el metal en contacto con el oxígeno del aire en un ambiente seco, formando una película de óxido protectora que impide que el proceso continúe; en cambio en un ambiente húmedo la presencia del oxígeno y agua da lugar a un proceso electroquímico, con resultado de una capa de óxido, continuando el fenómeno de electrólisis, siempre que se den las condiciones ambientales idóneas.

Es muy frecuente encontrar, tanto en edificios como monumentos históricos, colonias de palomas y golondrinas, que al encontrar éstas, una gran cantidad de oquedades donde protegerse y anidar, proporcionan un aspecto estético agradable y hasta este punto esto no es agresivo, lo importante son la cantidad de deposiciones o guano existente, que al descomponerse genera ácido fosfórico que agrede químicamente al material donde se deposita, provocando deterioros y degradación.

Agresión por acumulación de sustancias superficiales en edificios
5 (100%) 6 votos

Categorizado en:

Publicado por

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *